Productvidad

Rompa todas las reglas

En “Primero, rompa todas las reglas”, Buckingham y Coffman presentan los resultados de un proyecto de investigación sobre efectividad organizacional que Gallup realizó por un plazo de veinte años.

El estudio se concentró en la pregunta: “¿Qué necesitan las personas más talentosas de la empresa donde trabajan?”.

Después de haber encuestado a un millón de personas de una amplia variedad de compañías, industrias y países, Gallup llegó a esta conclusión: “Los empleados talentosos necesitan líderes excelentes. Una persona talentosa puede sumarse a una empresa por sus líderes carismáticos, sus beneficios, y sus programas de entrenamiento, pero el tipo de relación que tenga con su supervisor inmediato es lo que determine cuánto tiempo permanecerá en esa empresa y cuál será su nivel de productividad durante ese período”.

Esto llevó a los investigadores a formularse otra pregunta: “¿Qué hacen los líderes más importantes del mundo para encontrar, reunir y conservar a las personas talentosas?”.

Gallup encuestó a cuatrocientas organizaciones y entrevistó a una muestra representativa constituida por ochocientos directivos, algunos sobresalientes y otros de nivel promedio. Para determinar quién era sobresaliente y quién no, se utilizaron parámetros que permitieran calificar objetivamente el desempeño en relación con ventas, utilidades, satisfacción del cliente y rotación de personal. La combinación de ambos estudios dio por resultado la investigación empírica más abarcadora que jamás se haya realizado sobre este tema.

Los investigadores descubrieron que los directivos excepcionales creaban un ambiente de trabajo en el cual las personas respondían enfáticamente “sí” cuando se les formulaban las siguientes preguntas:

  1. ¿Sé lo que se espera de mí en el trabajo?
  2. ¿Dispongo de los materiales y el equipamiento que necesito para hacer correctamente mi trabajo?
  3. En mi trabajo, ¿tengo la oportunidad de realizar diariamente lo que mejor sé hacer?
  4. En los últimos siete días, ¿he recibido algún reconocimiento o elogio por hacer bien mi trabajo?
  5. ¿Tengo la sensación de que mi supervisor u otra persona de la empresa se interesan por mí como persona?
  6. ¿Hay en la empresa alguna persona que alienta mi desarrollo?
  7. ¿Tengo la impresión de que mis opiniones son importantes en mi ámbito de trabajo?
  8. ¿La misión de mi empresa me hace sentir que mi trabajo es importante?
  9. ¿Las personas que trabajan conmigo están comprometidas con el objetivo de hacer un trabajo de alta calidad?
  10. ¿Tengo un gran amigo en la empresa donde trabajo?
  11. En los últimos seis meses, ¿alguna persona de la empresa me habló sobre mis progresos?
  12. ¿La empresa me brindó oportunidades de aprender y crecer durante el último año?

Estos resultados no sólo son válidos para calificar el desempeño de determinados individuos y sus superiores inmediatos, sino que a todos los niveles de la jerarquía organizacional. Los equipos ejecutivos de las empresas de excelencias revisadas en este estudio junto con dar lineamientos de alto nivel como visión, misión y políticas, se enfocaron en crear un ambiente capaz de atraer, retener y desarrollar personas talentosas en todos los niveles de la organización, con especial énfasis en el liderazgo tanto a nivel ejecutivo y como de la línea de supervisores.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.