agilidad empresarial

Efecto Temin

Durante esta semana Tesla anunció que su camioneta Cybertruck saldría al mercado a fines de 2021. Dos días después admitió que su lanzamiento se retrasaría hasta el 2022. Elon Musk a través de su cuenta de Twitter señaló:

Existe la posibilidad que el Cybertruck fracase, porque es muy diferente a cualquier otro vehículo. No me importa. Me encanta, incluso, si otros no lo hacen.

Tesla está teniendo problemas para montar su cadena de producción. Al parecer, hacer prototipos se le ha hecho más fácil que producir a gran escala. Esta misma semana Toyota anunció la salida al mercado de su nueva versión del Land Cruiser:

Nos sentimos muy emocionados por traer la nueva versión del Land Cruiser en su aniversario 70. Desde su creación en 1951, hemos vendido 10,4 millones de unidades en 170 países, convirtiéndolo en uno de los vehículos 4×4 más icónicos del mundo.

Respecto de una versión híbrida, Toyota indica que aún está en desarrollo y no confirma fechas de lanzamiento.

En el siglo VII a.C., el poeta griego Arquíloco escribió la siguiente frase:

El zorro sabe muchas cosas, pero el erizo una sola importante.

Por siglos, filósofos, historiadores, escritores y pensadores, han realizado todo tipo de análisis sobre este fragmento. En un sentido literal, la figura del zorro evoca a una criatura atractiva y extremadamente hábil que posee todo tipo de recursos y trucos, pero es derrotado sistemáticamente por la singular, poco creativa pero eficiente defensa del erizo de tierra.

Esta metáfora, se hizo popular, luego que el filósofo Isaiah Berlin publicara en 1953 un ensayo titulado, El erizo y el zorro. Berlin ocupó esta dicotomía para dividir en dos grupos a los grandes escritores y pensadores de la historia:

  • Erizos: los que ven el mundo a través de la lente de una sola idea que lo abarca todo, entre sus ejemplos consideró a Platón, Pascal, Hegel, Dostoievski y Nietzsche.
  • Zorros: los que se basan en una amplia gama de experiencias y no pueden ver el mundo reducido a una sola idea, entre sus ejemplos incluyó a Aristóteles, Shakespeare, Goethe, Pushkin y Balzac.

Berlin señala:

Hay un gran abismo entre, por un lado, quienes lo relacionan todo con una única visión central, con un sistema más o menos congruente o integrado, en función del cual comprenden, piensan y sienten – un principio único universal y organizador que por sí solo da significado a cuanto son y dicen – , y, por otro, quienes persiguen muchos fines distintos, a menudo inconexos y hasta contradictorios, ligados si acaso por alguna razón de facto, alguna causa psicológica o fisiológica, sin intervención de ningún principio moral ni estético.

Berlin, salva de esta clasificación a Tolstói, ya que sostiene que, si bien los talentos de Tolstói son los de un zorro, sus creencias respecto de la concepción de la historia son las de un erizo, dilema interior que le provocó un gran dolor al final de su vida. Respecto de la división de la humanidad entre zorros y erizos, Berlin señaló:

Nunca fui demasiado en serio. Lo formulé como una especie de juego intelectual agradable, pero me lo tomaron en serio.

Tan en serio, que esta metáfora ha sido reutilizada en múltiples dominios. En el libro On Grand Strategy, el profesor de la Universidad de Yale John Lewis Gaddis realiza un recorrido histórico del pensamiento estratégico desde el mundo antiguo hasta la Segunda Guerra Mundial y señala que Abraham Lincoln probablemente encarnaba características mixtas de un líder tanto erizo como zorro.

La capacidad de mantener dos ideas opuestas en la mente al mismo tiempo y aún tener la capacidad de funcionar.

Gaddis sugiere que la solución al dilema es el sentido común. El gran estratega, retiene claramente el objetivo final mientras que es capaz de navega con las dificultades diarias necesarias para alcanzarlo. Según Lincoln un viajero que sigue su brújula hacia el norte tiene que ser capaz de hacer desvíos regulares si desea evitar atascarse en los pantanos.

Orit Gadiesh, de Bain & Company acuñó el término, experto – generalista, para referirse a las personas que tienen la capacidad y la curiosidad de dominar y adquirir experiencia en muchas disciplinas diferentes, esto les permite:

  • Reconocer patrones, y conectar puntos en diversas áreas de conocimiento.
  • Profundizar en detalles y perfeccionar las ideas.

El concepto es comúnmente representado por el modelo T, para el desarrollo profesional propuesto por IBM:

Gadiesh comenta sobre este enfoque:

A medida que la tecnología, la globalización, los desafíos geopolíticos y la competencia se acelera, las personas se enfrentan a desafíos, costumbres y problemas que nunca antes habían experimentado. Me parece que alguien con un conocimiento profundo, pero limitado a una sola área, a menudo carece de la flexibilidad necesaria para adaptarse al cambio y puede fácilmente confundirse.

El efecto Temin, describe a las personas que tienen muchos intereses y pasatiempos fuera de su campo de especialidad. Lleva el nombre del biólogo y premio Nobel Howard Temin, que se caracterizaba por tener amplios intereses, que le resultaron importantes para sus actividades científicas. David Epstein y Malcolm Gladwell en The Temin Effect señalan:

Los premios Nobel tienen al menos 22 veces más probabilidad de participar en pasatiempos serios aparentemente no relacionados con su trabajo, y esos pasatiempos son particularmente propensos a involucrar intereses estéticos.

Cuando se enfrentan a problemas complejos, estas personas utilizan analogías de un dominio y las transfieren o aplican a otros dominios. Perfeccionan sus habilidades debido a los múltiples intereses que tienen fuera de su área de especialidad.

Jim Collins en su libro Good to Great explora las causas por las que algunas empresas sobresalen y son capaces de alcanzar la grandeza después de largos períodos de mediocridad, sin embargo, otras no y continúan con resultados mediocres.

A todas las empresas les gustaría ser las mejores en algo, pero pocas comprenden realmente, con profunda perspicacia y claridad sin ego, en qué tienen el potencial para ser mejores y, lo que es igualmente importante, en qué no pueden ser mejores.

Collins, retoma la metáfora del zorro y el erizo. El zorro puede hacer muchas cosas a la vez, es consciente de su entorno, es astuto, puede evaluar a distancia, y es capaz de idear rápidamente diferentes estrategias para atrapar al erizo. Sin embargo, la historia siempre termina con el erizo frustrando al zorro, que se retira con la nariz llena de espinas. El erizo solo puede hacer una cosa, pero la hace a la perfección: se enrosca como una bola y levanta sus espinas.

Collins concluye que los líderes de las empresas que sobresalen eran erizos, personas con una visión singular y abarcadora, líderes excepcionalmente capaces de sintetizar la complejidad de sus negocios y mercados en una idea unificadora.

Collins, proponer que el concepto de erizo de una empresa surge de la comprensión profunda de tres círculos:

  • ¿Qué te apasiona profundamente? Las empresas que sobresalen, se concentran en aquellas actividades que los apasionan y motivan profundamente. La idea aquí no es estimular la pasión, sino descubrir lo que nos apasiona.
  • ¿En qué puedes ser el mejor del mundo? e, igualmente importante, en qué no puedes ser el mejor del mundo. El hecho de tener una capacidad no significa necesariamente que pueda ser el mejor del mundo en ese aspecto. Por el contrario, es posible que en lo que pueda llegar a ser el mejor ni siquiera sea algo en lo que esté involucrado actualmente.
  • ¿Qué impulsa tu motor económico? Todas las empresas que sobresalen descubren como generar de manera más efectiva un flujo de ingresos y rentabilidad sostenida en el tiempo. Descubrieron el factor que impulsa su economía y los hace sustentables.

Collins señala:

Un concepto de erizo no es un objetivo para ser el mejor, una estrategia para ser el mejor, una intención para ser el mejor, un plan para ser el mejor. Es una comprensión de lo que puede hacer mejor. Esta distinción es absolutamente crucial.

Para comprender mejor la idea propuesta por Collins, considera la siguiente analogía personal. Supón que has sido capaz de construir una vida laboral que cumple con las siguientes condiciones:

  • Estás haciendo un trabajo para el que tienes un talento natural, y quizás puedes convertirte en uno de los mejores del mundo en aplicar ese talento. Siento que nací para hacer esto.
  • Estás bien pagado por lo que hace. Más encima me pagan.
  • Estás haciendo un trabajo que te apasiona, te encanta hacer y disfrutas de la actividad en sí misma. Espero levantarme cada día para dedicarme a mi trabajo y realmente creo en lo que hago.

Si puedes identificar la intersección de estos tres círculos y traducir esa intersección en una idea simple, ese es tu concepto de erizo.

Stephen Covey en su libro El octavo hábito, sostiene que en el mundo actual ser eficaz ya no es opcional, es obligatorio. Covey desafía a los líderes a realizar un cambio de paradigma, encontrar su propia voz y lograr la grandeza ayudando a otros a encontrar la suya propia.

Covey, sostiene que los seres humanos tenemos cuatro dimensiones y solo satisfaciendo las necesidades de estos cuatro ámbitos, las empresas pueden crear el contexto adecuado para que las personas desplieguen todo su potencial:

  • Cuerpo: la dimensión física, necesita vivir, por lo que requiere de una retribución justa.
  • Mente: la dimensión intelectual, necesita aprender y requiere desafíos creativos.
  • Corazón: la dimensión emocional, necesita un entorno social y requiere un trato digno y considerado.
  • Espíritu: la dimensión espiritual, necesita sentir que aporta y requiere un propósito significativo.

Musk asegura que Tesla probablemente sea la compañía que más rápido ha logrado fabricar objetos de esas dimensiones en toda la historia. Sin embargo, hasta que no resuelva los problemas de su cadena de producción, los Cybertruck, solo se podrán producir a pequeña escala.

Con demasiada frecuencia definimos el éxito como un modo de operación singular, suerte, oportunidad, nepotismo y otras diversas razones. Quizás prestar más atención a las observaciones de algunos de nuestros grandes filósofos y autores nos daría una visión más amplia y revelaría algunas pistas ocultas sobre la humanidad y los medios para lograrlo.

El mundo empresarial ha puesto gran énfasis en el foco, es un ingrediente vital del éxito en cualquier desafío. Pero también es relevante la curiosidad, la innovación y la creatividad.

En todas las facetas de la vida, puede ser muy beneficioso emparejar las estrategias del erizo y el zorro. Podemos aprender de ambos. El curioso, astuto y creativo zorro, junto con el focalizado, disciplinado y resiliente erizo, pueden inspirarnos para abordar la complejidad de nuestro contexto.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.