creatividad
Chispa Soul

Chispa

En el Olimpo, Eris, la diosa de la discordia, molesta por no haber sido invitada, se presenta en la boda de Peleo y deja una manzana dorada con la frase para la más bella. Tres de las diosas presentes, Hera (diosa del poder), Afrodita (diosa del amor), y Atenea (diosa de la sabiduría) se pelean por la manzana. Zeus para detener el conflicto, encomendó la decisión a un mortal: Paris, príncipe de Troya.

Darío Sztajnszrajber, en Filosofía a Martillazos, comenta que cuando Paris se dispone a elegir entre las tres diosas, Atenea se adelanta y le dice: elígeme a mí y te daré toda la sabiduría del mundo. Tremenda oferta, cuando Paris iba a elegir a Atenea, le habla Hera y le dice: elígeme a mí y te daré todo el poder sobre el universo. Propuesta aún más irresistible, pero cuando Paris va a elegir a Hera, irrumpe Afrodita y le dice: elígeme a mí y te daré a la mujer más bella del mundo.

¿Qué podía hacer un muchacho, contra su tecnología sexual?, obviamente elige a Afrodita, la diosa del amor, la que muy suelta de cuerpo manifiesta: perfecto, te daré a la mujer más bella del mundo, que se llama Helena. Ah, pero hay algo que no te dije, está casada con Menelao, el rey más poderoso de toda Grecia. A pesar de esto Paris, se enamora perdidamente de Helena, la rapta, se la lleva a Troya, y se da comienzo a la guerra mítica más sangrienta de la antigüedad.

¿Qué es más importante? ¿el poder, el amor o el saber? ¿Por qué París eligió el amor?, tal vez podemos pensar como Woody Allen, que la explicación está en que el cerebro es el segundo órgano más importante del cuerpo. Sin embargo, la neurociencia, ha descubierto que los placeres que sentimos no están ni en el estómago, ni en la boca, ni en la piel, ni en los genitales. Percibimos como si estuvieran localizados en esas partes, pero el cerebro es el que genera el placer y hace posible que los podamos sentir. El cerebro es quien dirige y controla tanto las sensaciones, emociones y pensamientos.

El neurocientífico Ignacio Morgado en su libro Los sentidos, explica que tenemos tres cerebros en uno: instinto, emoción y razón, consecuencia de nuestra historia evolutiva.

  • Cerebro instintivo: los primeros cerebros que se formaron en los reptiles contenían circuitos neuronales organizados para controlar el metabolismo y funciones vitales básicas.
  • Cerebro emocional: con los mamíferos, surgieron nuevos circuitos nerviosos capaces de emitir respuestas emocionales y almacenar información relacionada con experiencias pasadas. Estos nuevos circuitos cerebrales se acoplaron al cerebro instintivo.
  • Cerebro racional: Por último, en los homínidos, el lóbulo frontal creció para especializarse en el razonamiento, la resolución de problemas, la toma de decisiones y dirigir el comportamiento integrado.

Así se completó la terna que nos convierte a los humanos en seres a la vez instintivos, emocionales y racionales. Como la evolución es conservadora, ninguno de estos tres cerebros se quedó en el camino. Trabajan juntos. El cerebro instintivo percibe el bienestar o malestar físico con sensaciones de placer o dolor, que el cerebro emocional, a través, de sus sentimientos experimenta como amor u odio, y el cerebro racional interpreta como verdad o error.

Tres lenguajes, tres niveles de abstracción, en tres cerebros que con sus respectivas necesidades, pasiones e intuiciones interactúan y se retroalimentan para dar forma a nuestra voluntad y determinación. Terreno ideal para los conflictos permanentes de Hera, Afrodita y Atenea. La palabra entusiasmo proviene del griego y significa tener un dios dentro de sí.

Antoine Fabre d’Olivet, ya en 1822 en The Intellectual And Metaphysical Constitution Of Man describió en forma magnífica nuestra condición:

El hombre, como he dicho, pertenece a una triple naturaleza; por tanto, puede vivir una triple vida: instintiva, emocional o intelectual. Cuando se desarrollan estas tres vidas, se mezclan en una cuarta que es la vida individual y volitiva de este ser maravilloso cuya fuente inmortal está en la vida y la voluntad divina. Cada una de estas vidas tiene su centro peculiar y su esfera apropiada.

Johnmarshall Reeve, en Understanding Motivation and Emotion, explica que la investigación psicológica actual sobre la motivación se ocupa de averiguar: ¿Por qué hacemos lo que hacemos y queremos lo que hacemos?, es decir, comprender las condiciones internas y externas que inician y dirigen el comportamiento humano.

Edward Deci y Richard Ryan en Self-Determination Theory: Basic Psychological Needs in Motivation, Development, and Wellness, evidencian que la motivación más poderosa tiene su origen en nuestro interior, y lograrla requiere satisfacer tres necesidades básicas:

  • Autonomía: alude a la importancia de sentirnos libres y capaces de establecer nuestras propias metas, progresar hacia ellas, y poder autorregular nuestro progreso, haciendo modificaciones cuando sea necesario para su consecución.
  • Relaciones: como animales sociales que somos, queremos pertenecer a un grupo en el que nos sentimos respaldados y valorados, cuidamos y nos cuidan.
  • Competencia: refiere a la inquietud por adquirir habilidades, sintiéndonos eficientes, valiosos y útiles.

La motivación intrínseca surge entonces cuando logramos que Hera, Afrodita y Atenea, dialoguen armoniosamente dentro de nuestro ser.

Para complicar aún más las cosas y dado que no existimos en el vacío, estas motivaciones internas no pueden tener lugar sin algún grado de influencia externa, ya sea en forma de consecuencias, incentivos u otras formas de presión que emergen del entorno y contexto social, en el que estamos inmersos.

Deci y Ryan descubrieron que la motivación humana se expresa como un continuo entre la motivación intrínseca y la desmotivación:

La motivación entonces es la raíz dinámica del comportamiento, es la fuente de energía, que nos da el impulso necesario para movernos y actuar:

  1. Motivación intrínseca: es el interés y el disfrute que una persona encuentra cuando realiza una actividad. La motivación intrínseca fomenta la creatividad, el aprendizaje y el sentido de autonomía.
  2. Regulación integrada: Es una forma de motivación que surge cuando una persona ha explorado cuidadosamente una conducta y ha decidido que es congruente con sus otras creencias y valores personales.
  3. Regulación identificada: Es cuando una persona reconoce y acepta como algo propio la importancia de una conducta porque la beneficia en el logro de una meta.
  4. Regulación introyectada: Es cuando realizamos algo porque tememos no hacerlo, debido a un sentido de obligación, culpa, preocupación o vergüenza.
  5. Regulación externa: Es cuando realizamos algo, para obtener una recompensa externa. No nos interesa la acción en sí misma, sino el deseo de obtener la recompensa asociada.

Soul la última película animada de Pixar, con un tono existencialista, presenta a Joe Gardner, un músico aficionado al jazz que nunca pudo lograr su sueño de tocar como los grandes y terminó trabajando como profesor de escuela.

Joe, como muchos de nosotros está obsesionado por encontrar un propósito trascendental para su vida. Está tan concentrado y ansioso por convertirse en una estrella del jazz que confunde chispa con propósito. Sin embargo, Joe descubre que podemos vivir con propósito sin un propósito.

La chispa es el entusiasmo de vivir por vivir, disfrutar de los momentos comunes de nuestra vida y disfrutarlos con toda el alma. En el ensayo Historia, Ralph Waldo Emerson dice:

Para el poeta y el sabio, todas las cosas son amistosas y sagradas, todas las experiencias provechosas, todos los días santos, todos los hombres, divinos.

Nos guste o no reconocerlo, somos seres programados biológicamente para conservar la vida y reproducirnos, lo que implica ajustes y desajustes permanentes entre necesidades, pasiones y pensamientos que no siempre resolvemos bien. Reflexionar sobre lo que nos motiva es inspirador, pero también entender que debemos tomarnos un momento para apreciar la belleza de existir, a través, de las pequeñas cosas de la vida, esas que también nos traen felicidad sin necesidad de ser demasiado complejas.

Tanto Paris como Joe Gardner optaron por el amor como fuente de motivación. Las motivaciones son la energía, el motor que la evolución ha generado para inducirnos a vivir más allá de la inercia biológica y evitar que los malos tiempos nos hagan desfallecer.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.