Innovación
WYSIATI - Tiempos Turbulentos

WYSIATI – Tiempos Turbulentos

John Boyd es considerado el mejor estratega militar de la historia que nadie conoce. Comenzó su carrera militar como piloto de combate en la guerra de Corea, pero poco a poco se transformó en un filósofo militar de culto.

En 1961, a los 33 años, consolidó por primera vez buenas tácticas de combate aéreo en Aerial Attack Study, texto que se convirtió en la “biblia del combate aéreo” para muchas fuerzas aéreas del mundo. Su teoría “Energy-Maneuverability (E-M)” ayudó al desarrollo de los legendarios aviones F-15, F-16 y A-10.

Sin embargo, quizás su contribución más significativa a la estrategia provino de una serie talleres que dio, en los que presentó una forma de pensar sobre la toma de decisiones en entornos de alta incertidumbre. Su propuesta la estructuró en torno a un modelo que denominó ciclo OODA (Observar, Orientar, Decidir, Actuar), el que aparece en un breve artículo Destruction and Creation.

Boyd combinó su experiencia personal con una comprensión profunda de la historia militar, pensamiento estratégico, cibernética y teoría del caos. Este modelo no es “innovador” en el sentido de revelar una visión nunca antes concebida; más bien, su aporte está en que hace explícito, lo que suele estar implícito. Grant Hammond, en el libro The Mind of War: John Boyd and American Security, escribe:

La ambigüedad es fundamental para la visión de Boyd […] no es algo que se deba temer sino algo que se da por hecho […] Nunca tenemos información completa y perfecta. La mejor manera de tener éxito es deleitarse con la ambigüedad.

Según Boyd, la ambigüedad y la incertidumbre nos rodean. Si bien la aleatoriedad del mundo exterior juega un papel importante en la incertidumbre, para Boyd el mayor obstáculo es nuestra incapacidad para dar sentido a esta realidad cambiante. Cuando las circunstancias cambian, a menudo no actualizamos nuestros modelos y seguimos tratando de darle sentido al mundo con enfoques obsoletos.

Según Boyd, necesitamos actualizar dinámicamente nuestros modelos mentales, para hacer frente a una realidad que cambia constantemente. Cuanto más confiamos en modelos mentales obsoletos, más aumenta nuestra entropía mental. Como escribe Hammond:

Necesitamos un estado mental, un aprendizaje de la unidad de las cosas, una apreciación de las percepciones fundamentales conocidas en la filosofía y religión orientales como el Tao. Para Boyd, el Tao no es un final sino un proceso, un viaje […] las conexiones, las percepciones que fluyen de examinar el mundo de diferentes maneras, desde diferentes perspectivas, de examinar continuamente nuestros enfoques, la clave es la agilidad mental.

Daniel Kahneman premio Nobel de economía 2002, pionero en la investigación del juicio humano y la toma de decisiones bajo incertidumbre en su libro Thinking Fast and Slow introduce el concepto “WYSIATI”, que es el acrónimo de “What you see is all there is” (lo que ves es todo lo que hay).

WYSIATI se refiere al hecho de que, normalmente, conformamos nuestros juicios e impresiones de acuerdo a la información que tenemos disponible. Cuando tomamos decisiones, nuestra mente solo tiene en cuenta las cosas que conocemos, independientemente de su calidad y cantidad, y construimos un relato que para nosotros resulte coherente. Este relato no tiene porqué ser exacto, completo, o fiable, sólo tiene que ser coherente, tipo “causa-efecto”. Frecuentemente confundimos correlaciones con causalidad.

Un ejemplo claro de este fenómeno se produce cuando conocemos a alguien. Tardamos menos de un segundo en formarnos una impresión de la persona. En seguida decidimos si es amable y agradable, o dominante y hostil, y si nos va a gustar o no. Y todo esto lo hacemos basándonos en información incompleta, percepciones e intuiciones, como aspecto, rasgos faciales, voz, gestos o la forma de moverse.

Entonces, ¿cómo superamos esta entropía mental?, la propuesta de John Boyd, es el ciclo OODA.

Observar

El primer paso en el ciclo OODA es observar. Observar y tener en cuenta la nueva información del contexto, para que nuestra mente se convierte en un sistema abierto en lugar de permanecer cerrado. La nueva información es fundamental para dar forma a nuevos modelos mentales.

En sus presentaciones, Boyd enfatizaba que tenemos dos dificultades para observar:

  • Frecuentemente observamos información errónea o incompleta.
  • Podemos estar tan inundados de información que identificar lo relevante es un desafío.

Estas dos dificultades se pueden abordar desarrollando nuestro juicio experto, a través de la sabiduría práctica. Incluso si se tiene información perfecta, no tiene ningún valor si no tenemos la capacidad de comprender su significado profundo para interpretar los patrones. Desarrollar el criterio es fundamental. Sin criterio, los datos no significan nada.

Orientar

Este es el paso más importante en el ciclo. Aquí están nuestros modelos mentales, y son ellos los que dan forma a todo. La nueva información observada interactúa con nuestra herencia genética, tradiciones culturales, experiencias previas, capacidad de análisis y síntesis Como señala Frans P.B. Osinga en el libro Science, Strategy, and War:

La orientación modela la forma en que interactuamos con el entorno […] modela la forma en que observamos, decidimos y actuamos. Así la orientación modela los ciclos OODA, el ciclo actual da forma a la orientación de ciclos futuros.

La esencia del ciclo OODA es romper constantemente viejos paradigmas mentales, luego unir las piezas de otra forma y con nueva información para crear perspectivas que se adapten de mejor forma a la realidad emergente. Boyd llama a este proceso deducción destructiva. Cuando hacemos esto, analizamos y seccionamos nuestros actuales modelos mentales. Una vez que extraemos los elementos constitutivos, podemos comenzar el proceso de inducción creativa, el que consiste en ensamblar los fragmentos adecuados de otra manera, y tal vez con nueva información para crear modelos mentales diferentes que sean más adecuados para interpretar lo que está sucediendo a nuestro alrededor.

Para Boyd la destrucción deductiva y la inducción creativa de nuestros modelos mentales no es un evento único, sino que debiera ser un proceso continuo. Tan pronto como se crea un nuevo modelo mental, rápidamente se hace obsoleto en la medida que cambia el entorno a nuestro alrededor. Los consejos son:

1. Construir una sólida caja de herramientas de modelos mentales.

2. Entrenar la destrucción y creación de modelos mentales.

3. Nunca deje de orientar.

4. Validar los modelos mentales antes de pasar a la acción.

Cuando las observaciones sobre el entorno coinciden con algún modelo mental probado, no es necesario destruir ni crear, solo hay que actuar. En el diagrama del ciclo OODA, Boyd deja espacio para omitir el paso “Decidir”; y lo expresa con una línea que va directamente desde “Orientar” a “Actuar”, saltándose el paso “Decidir”. Boyd llamó a esta capacidad de orientar y actuar rápidamente “Resultado y control implícitos”. Cualquier proceso que tenga que realizarse en un periodo de tiempo muy corto queda relegado al poder de la mente subconsciente mediante el entrenamiento. Miyamoto Musashi, filósofo y guerrero japonés escribe:

Si intentas desbaratar a tus oponentes conscientemente ya llegas tarde.

Una persona que ha logrado dominar un contexto específico es capaz de notar intuitivamente cuando la realidad se alinea con uno de sus modelos mentales y es capaz de ejecutar sin tener que decidir, opera la “no mente”, simplemente actúa.

Decidir (hipótesis)

Boyd no desarrolla mucho el paso “Decidir”, excepto que “es el componente en que los actores deciden entre las alternativas de acción generadas en la fase de Orientar”.

Daniel Kahneman, sin embargo, explica que contamos con dos formas diferentes para procesar decisiones:

  • Sistema 1: rápido, instintivo y emocional.
  • Sistema 2: lento, más deliberativo y más lógico.

Para Boyd, es imposible seleccionar un modelo mental que coincida perfectamente con el contexto porque a menudo tenemos información imperfecta. En consecuencia, cuando decidimos el modelo mental a usar, nos vemos obligados a optar por alguno imperfecto, pero suficientemente adecuado al contexto en el cual estamos.

Es interesante notar que en su boceto final del ciclo OODA, Boyd escribió la palabra “Hipótesis” entre paréntesis junto a “Decidir”, lo que sugiere la naturaleza incierta de nuestras decisiones. Cuando decidimos, esencialmente estamos avanzando con nuestra mejor hipótesis, nuestra mejor “suposición fundada”, sobre qué modelo mental funcionará. Para saber si nuestra hipótesis es correcta, tenemos que probarla, lo que nos lleva al siguiente paso.

Actuar (prueba)

Una vez decidido el modelo mental a implementar, hay que pasar a la acción. En su boceto final del ciclo OODA, Boyd escribió la palabra “Prueba” junto a “Actuar”, lo que nuevamente indica que el ciclo es un sistema de aprendizaje; en que constantemente probamos nuestras hipótesis en el mundo real.

Estamos constantemente experimentando y obteniendo nuevos datos que mejoran la forma en que operamos en las distintas facetas de nuestras vidas. Nuestras acciones retroalimentan nuestros sistemas, corrigen y actualizan los patrones de orientación. La acción es la forma en cómo averiguamos si nuestros modelos mentales son adecuados. Si lo son, genial, si no es así, iniciamos otro ciclo con los nuevos datos e información recién observada.

En palabras de Boyd:

Tenemos una imagen en nuestra cabeza, que llamamos orientación. Luego tenemos que tomar una decisión sobre lo que vamos a hacer, e implementar la decisión […] Luego observamos los resultados de nuestra acción, y traemos nuevos datos, nueva orientación, nueva decisión, nueva acción, ad infinitum…

Tiempo

El tiempo es un elemento central en este modelo. En palabras de Boyd:

Según la teoría del ciclo OODA, cada combatiente observa la situación, se orienta a sí mismo […] decide qué hacer y luego actúa. Sin embargo, si su oponente lo hace más rápido, sus propias acciones se vuelven obsoletas y desconectadas de la situación real, y la ventaja de su oponente aumenta geométricamente.

Hay dos principios a tener en cuenta al considerar el tiempo en el ciclo OODA:

  1. El individuo u organización que ejecuta exitosamente ciclos OODA más rápidamente que su adversario logra ventajas significativas.
  2. Ejecutar un ciclo OODA rápido obliga al oponente a “reconfigurar” sus propios ciclos causándole confusión. Esto da una ventaja.

Cuando Boyd hablaba de tiempo rápido, se refería a cambios rápidos en los énfasis. Argumentó que cuando se trata de ganar una competencia o un combate, nuestras acciones deben ser sorpresivas, ambiguas y variadas; acelerar y ralentizar las acciones de forma rápida e irregular, crea confusión. Si el oponente espera un ataque repentino y rápido de tu parte, pero en lugar de eso te demoras, generas confusión, lo que es una ventaja. Boyd pone menos énfasis en ejecutar rápidamente los ciclos y en su lugar recomienda perfeccionar los modelos mentales.

En el nivel estratégico de largo plazo, entran en juego otros dominios como la política, la cultura, la economía, la diplomacia y la investigación. En estos contextos, los intervalos de tiempo de los ciclos OODA se vuelven más largos.

La propuesta de Boyd hace explícito nuestro proceso implícito de toma de decisiones y es un motor de aprendizaje que permite a una persona u organización prosperar en un entorno cambiante.

El ciclo OODA es una herramienta estratégica incomparable para líderes que operan en múltiples contextos, desde militares, deportivos, empresariales, hasta sociales y políticos para gestionar mejor sus propios procesos de toma de decisiones.

Prosperar en el actual escenario, requiere estar al día sobre tendencias políticas, económicas, sociales, tecnológicas, ambientales, legales, de la industria, de nuestros clientes, de las empresas, culturas y personas, a través, de una observación atenta, sistemática y abierta a actualizar nuestros modelos mentales.

Entender el ciclo OODA ayuda a los líderes a pensar de una forma más estratégica en contextos volátiles, impredecibles, complejos y ambiguos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.